Para empezar el 60 por ciento de nuestro peso corporal, está conformado por agua. Si el cuerpo no tiene suficiente agua nada funcionará bien, ningún órgano puede trabajar con deshidratación.

El cuerpo necesita agua para producir saliva, que es importante para eliminar los alimentos de los dientes y ayudarlo a masticar, saborear, tragar y digerir los alimentos.

La cantidad de agua que una persona debe beber varía mucho de una persona a otra. Depende de cómo funciona su metabolismo individual, cuál es la temperatura, qué come, su edad y si tiene una condición médica. Es especialmente importante que los niños y las personas mayores beban suficiente agua.

Durante la actividad física, nuestro cuerpo consume mucha agua. La hidratación adecuada puede reducir la fatiga, mejorar la resistencia y disminuir la frecuencia cardíaca máxima. Te ayuda a sentir menos dolor después del ejercicio.

Mantenerse hidratado es crucial para mantener la temperatura corporal. Tu cuerpo pierde agua a través del sudor durante la actividad física y en ambientes calurosos.

Tu sudor mantiene tu cuerpo fresco, pero la temperatura de tu cuerpo aumentará si no repones el agua que pierdes. Eso es porque tu cuerpo pierde electrolitos y plasma cuando está deshidratado.

El consumo de agua ayuda a lubricar y amortiguar las articulaciones, la médula espinal y los tejidos. Esto ayuda a disminuir las molestias causadas por condiciones como la artritis.

También necesita suficiente agua en su sistema para tener heces saludables y evitar el estreñimiento.

La cantidad de agua que necesitas beber dependerá de varios factores, incluidos edad, sexo, nivel de actividad y más. Sin embargo, aquí hay una buena guía general en lo que respecta a la ingesta diaria recomendada de agua: las mujeres deben beber al menos 2 litros por día y los hombres deben beber 3 litros.

Lo más importante es tener agua potable y si es a domicilio mejor, por eso te recomendamos a: PIPAS DE AGUA EL LOLO.